96

Tengo

una astilla clavada en el corazón,

tan pequeña y tan profunda

que no consigo arrancar por mucho que aprieto.

Tengo

un recuerdo

al que aporreo

igual que a esa caja de los sueños

que un día construimos juntos.

Tengo

un roto en el alma

y un suspiro en la mirada

y por mucho que los evito

los sigo teniendo ahí tan en lo dentro.

Algún día

cerraré la puerta a los atardeceres

para abrirla a los amaneceres

y seguiré soñando sin clausura y con todo el universo por delante.

Pero esta noche no es la noche

ni mañana será el día.

Pero sé que llegará

igual que llega la primaver para iluminar las flores marchitas

y colorearlas con un nuevo sabor

yo estaré allí para verlo con una sonrisa en la cara

y sin una astilla en el corazón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s