resumen

Naces

Y miles de colores te salen del alma hacia afuera

Como un arcoíris de figuras

Como un arcoíris de sensaciones.

Se reproducen, bifurcan y vuelan.

Lejos y alto en el tiempo,

Pero siempre, por suerte o por desgracia,

Hacia adelante.

Empiezas a vivir,

Y tus lazos de colores

Se entremezclan y cruzan

Con los colores de otros y otras

Se rompen, se ensamblan, se queman y muerden

Pero siguen siempre indudablemente hacia adelante.

A veces, esos lazos, esos colores, esas cintas finas y flexibles

Parecen desaparecer, parecen afinarse tanto,

Tanto que parecen extinguirse

Pero un día te sorprendes, te sorprenden,

Y vuelven a estar ahí,

Esperando a tu siguiente paso que las haga vivir, que las haga más firmes.

Y así,

El mundo de colores

Que despierta a tu alrededor

Un día lo ves tornado gris

Tu acromatopsia te impide distinguir

Lo que hay ahí fuera.

Sea cierto, sea incierto, sea tu certeza.

El mundo sigue girando y los caminos calidoscópicos giran con él.

Y entre blanco y negro

Entre colores intensos

La vida, el tiempo

Pasa hasta que un día,

Te ves las manos rugosas,

Te ves sentado en el porche de tu casa, de tu hogar.

Y ves a la última cinta de color, al último flagelo de luz

Entrar sobre tu pecho,

Penetrar hacia tus adentros.

Para morir sonriendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s