al otro lado del túnel

Oscuridad

Y policromía gris.

El abismal agujero de cola de gusano

Se hace profundo, denso y hondo.

Avanzas sin andar hacia él

Como un imán para humanos que te arrastra y tira de

Tus entrañas.

 

Una sala

Amplia, grande,

Con paredes que se tensan y contraen

Al baile del latir de un corazón que no sabes

De dónde sale.

Hablas sin voz

Respiras sin aire,

Las paredes se ciñen sobre ti y el blanco se torna beige,

Se vuelve amarillo y muere desgarrado.

La habitación se funde con el suelo

Y el calor de la luna y las estrellas del techo

Se convierten en el sol y el desierto protegido por nubes y niebla.

 

Calor, asfixia,

Calor.

Sudas en tu otro mundo y en este

Pero tus prendas no son desechables porque estás desnudo.

Oyes un caballo negro

Y el sudor que te bañaba el cuerpo se hace frío hielo.

Corres sin saber hacia dónde dentro de ese mundo de tierra y llanto.

Tenso, ahogado, el cielo y la tierra son una

Y las rocas nacen y crecen del corazón de la tierra.

El caballo te sigue, te pisa te huele y casi muerde

Pero tú corres, corres como si la eternidad que te espera

No fuese eternidad sino un instante.

Y justo

En el mismo instante

En el que la boca de tu perseguidor toca tu hombro;

Despiertas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s