a tu vera

Me encantaban sus caricias de ángel. Me abrazaban y amaban en todos mis rincones y me transportaban al cielo infinito haciéndome volar a través del éter eterno. Surcaba océanos y dormía milenios a su lado a cambio de nada. Qué bonita era y es. Me encantaba cuando me miraba, cuando me besaba la nariz, cuando ponía su cabeza sobre mi barriga y yo solo sabía que ser feliz. Me encantaba y me encanta. Las horas muertas jamás volvieron a conocer un sentido triste desde que la vi a ella y cada instante se convirtió en un segundo y un milenio al mismo tiempo. Me enamoraba y me enamora. Voz, palabras, tacto y sonrisa… toda ella es un sueño. Y yo, yo solo sabía y sé que ronronear.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s