13

El contoneo de tus caderas

no es más que el juego de lo eterno con tu cuerpo

la sonrisa de tu pelo me brinda

su mejor mirada

que me encandila,

que me hechiza,

me transporta hasta el mismísimo infierno.

Una flecha arde en mi alma.

Y sin darme cuenta,

vuelo alredor tuyo,

arrastrado por tus movimientos,

tu perfume y tu intrigante silencio.

Y me quemo.

Me consumo por entro

de ver esos ojos y no tenerlos,

de ver esos labios

y no poder morir dentro.

Mas, me gusta;

me gusta ser tal vez tu sombra,

tal vez tu amante, tal vez tu sueño.

Me gusta,

que con el contoneo de esa cintura

se mueva mi mundo entero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s