desde arriba

En la cúpula de los cielos

donde contemplar pueda

una vida de tierra infértil

sin ser partícipe de la perdición,

ahí, sólo ahí estaré yo.

 

En la cima del universo

donde nada dependa de mi hecho

donde mi marcha no sea baldía

ni esté sujeta a decepción,

ahí, sólo y únicamente ahí estaré yo.

 

Perdida toda esperanza,

abandonada toda ilusión,

de que algún día el agrio se torne dulce.

No quedan más pasos que los que hice

no queda más tiempo que el vivido.

 

No quiero más lágrimas de penas sufridas

ni más por las venideras.

Quiero paz,

quiero calma de un cuerpo que no siente

de un alma que no es más que muerte.

 

Y no, no me mires a los ojos,

no busques una flor en terreno pantanoso.

Déjame, con mi perdido mirar

en la penumbra de la nada

en el precipicio entre la vida y las hadas,

soñando, solo soñando.

 

Déjame, con mi perdido mirar

en la cúpula del universo,

a las puertas del sendero

que decida si quiero andar o descansar.

Si quiero rendir mis huesos

al cansancio del camino

o si un paso más supondrá

cobardía o verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s