ese segundo de deseo

Nos empeñamos
nos obcecamos
en que la belleza se saca
de los caminos más difíciles
de las rosas con espinas
de los amaneceres de noches rotas.
La belleza, la felicidad
esa dulce pluma que se pierde
conforme el viento la roza y la suspira.
Ese efímero segundo de deseo
y engaño, pues a veces engaña.
Ese segundo de deseo
que llamamos de tantas formas
que sentimos de una sola
que nombramos belleza
que nombramos felicidad.

Anuncios

2 pensamientos en “ese segundo de deseo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s