Un único camino

La vida es como un camino aremolinado, inexplicablemente inexplicable, del que crees ves el fin pero solo son espejismos dentro del desaliento mezclado con ilusión. Solo lo superficial es lo que creemos ver pero cuando menos lo esperas todo se rompe en mil añicos como una taza de porcelana que jamás lograrás recomponer. Has de aceptarlo, has de asumirlo mientras sigues caminando. Mirar atrás y regocijarte en la senda de los álamos olvidados, de la sombra alargada que puede abrazarte hasta hacerte desaparecer antes que muerta.
La vida es como ese laberinto que se encierra en sí mismo, con miles de salidas que no creemos viables. Siempre pendientes de un mismo pensamiento, uno único e impuesto que creemos nuestro pero no lo es. Si nacemos con el camino marcado solo tú puedes desligarte de él y trazar tu propia senda. Difícil, pero al final del camino sabrás realmente quién eres y por qué. Costoso.

La felicidad está siempre ahí, flotando en el aire, solo podemos distinguirla cuando estamos preparados. Al igual que la muerte.

Anuncios

Un pensamiento en “Un único camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s