Eras tú

Y sus uñas pintadas del mismo carmín con el que me besaba
soñaría con cada gota de su alegría
y no me importaría morir entre su risa.

Es la alegría que me transmite
la droga que me vicia y me evade
como un chute de pasión
como una calada de dulce corazón.

Esa música
que me hacía bailar el alma
que me hacía saltar la primavera
de dentro afuera.
Esa eras tú.

El carmín de mis mañanas
el rocío de las noches demasiado cortas,
el primer suspiro de la primavera
en medio del frío frío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s