Abriles muertos

Sigue lloviendo
como esas tardes de abriles muertos
donde tu soledad se follaba a la mía.
Sigue lloviendo y tronando
como cuando me hendías con tu fuerza de fiera
y descargabas tu ira con el mundo.
Yo recibía tu rabia y la transformaba en el calor que nadie nos dio.
Luego llegaron los adioses.
Luego, por fin, salió el sol.

Anuncios

Un pensamiento en “Abriles muertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s