Acuarelas

Te morías de ganas por contarme los cuentos que me hacían besarte
y yo de ganas de que me untases las orejas con melosas.
Los sueños no siempre llegan tarde
y yo te los bebía en la boca.

No hace falta que me pintes los lunares
ni que me borres mis recuerdos grises de la piel.
Solo quiero que vuelvas a darme pinceles
que impregnen de acuarelas verdes los días de viento virgen
y las noches de locura naciente.

Déjalo marchitar
al recuerdo que no grita
y que poco a poco se perece entre el ahogo de su punto y final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s