Guárdate

¡Niño!
Guarda al alma tu vientre
para protegerlo de las malas garras
que lo hagan pudiente.

¡Niño!
Guarda al alma tu vientre
para que nadie lo llene de esperanza
y se desinfle a velocidad de pendiente.

¡Niño!
Que en tus horas te encontrarás con más angustia
que gloria.
Niño, sé paciente.

¡Niño!
Guarda al alma tu viente
no quieras que lo llene de espuma de oro
que no verás al día siguiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s