Nuestras fronteras

En el borde infranqueable entre mis labios y tu piel
existe un universo de eternas cosas.
Como eterno silencio y eterna duda.
No quiero vivir siempre en el estanque de los pereceres
aguardando un puente entre nuestros vehementes pensamientos
o escarbando túneles sin que te des cuenta
para que al final,
lo que yo considero caricia, tú consideres viento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s