La habitación blanca

Mis poemas son como una habitación vacía con paredes blancas

en la que de ellas penden letras esculpiendo entrañas.

 

Te cedo el paso y te doy la llave

para que te pierdas en estos cuatro muros sin ventanas.

Mas jamás te daré el derecho a la comprensión,

aunque sí el goce de la incertidumbre.

 

En ese cubículo reina el silencio y la calma densa, 

el sentimiento en bruto y sin procesar.

 

No, no me preguntes dudas que ni yo entiendo.

No, no profanes versos que solo sé que siento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s