Pensar vs. Sentir

¿Por qué,
por qué pensar y no sentir?

Pensar es plano, vano, estrecho.
Un ramo de sentimientos arrancados de identidad,
amarrados de pies y manos con la boca tapada para no chillar

Sentir duele, sentir es indescriptiblemente angustiante.
Es como una noche de verano mediterráneo en la que no te puedes desprender del calor.
Siempre a la espera de otro indicio más
-otro inventado-
que dé más fuego a esa esperanza infundada por nada.

¿Por qué,
por qué pensar y no sentir?

Pienso con las palabras de un alfabeto,
tal vez lleno de erratas pero correcto.
En el que las alteraciones llevan aprobación y sello.
En el que el original siempre sabe a auténtico.

Sentir es sucio y lleno de grima.
Se basa en la no realidad, en la absurda no autoestima.
Un sujeto en carne viva con el corazón chorreante y palpitante de latidos y sangre
a las puertas de cualquier mal viento que lo congele.

Pero sentimos,
seguimos sintiendo como un mal vicio que día tras día intentamos dejar.
Nos seguimos dejando ilusionar
y jugando con nuestros propios embustes.
Cuántas veces me he visto diciendo
“Sé que solo es nada,
mañana acaba”.

Para luego jamás acabar.

¿Y por qué?
Porque de los sentimientos
no nos gusta tenerlos que pensar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s