Incertidumbre ciega

No tengo ganas

de sacar el pecho

para parar tus besos

de cuchillos encubiertos.

No tengo ganas de tener que destrozar más castillos

construidos con las mismas manos

con las que los formaron.

No me queda

más tinta ni seso

para grabar sonetos

de un calor que ya huele a muerto.

Y es que me arde más que el alma

rozar el conformismo cada vez que otra luz se apaga.

Vivir de sombras que no son de nada.

Se me engarrotan las palabras

y de mi vientre no sale más que un dolor,

un dolor muy agudo.

De mi cabeza una frase que discute constantemente con mi minúsculo músculo de la vida.

La vida debe ser fácil en los demás sentidos,

para compensar la incertidumbre ciega

y constante

de aquello que jamás nos llega.

Anuncios

3 pensamientos en “Incertidumbre ciega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s