Naranja

Si de los atardeceres florecieran sonrisas, tendríamos un jardín lleno de olor a dicha. Tras aquellas montañas se oculta el sol y parece que jamás llega la noche, solo el naranja perpetuo que suelta suspiros frescos como de primavera, y mece mi cuna de alegría. Ese último destello color oro me recuerda que la riqueza […]

Tu voto:

La paradoja de lo inexistente

No nos damos cuenta de nosotros mismos ni de nada a nuestro alrededor. La paradoja de la existencia inexistente que solo echamos de menos cuando ya se ha ido, así, de repente. Solo nos creemos vivos cuando estamos cerca de la muerte. Solo notamos prisa cuando ya no tenemos tiempo. Nadie nos ha enseñado a […]

Tu voto: