En el punto más pequeño de mí

Aprendí que los besos no son de nadie

que los secretos se cuentan con la luz apagada

mirándote a los ojos

que las  alergias se curan si uno se empeña

que dos medios corazones hacen uno entero.

 

También aprendí cosas que no sé si son ciertas

de mí

de los dos

de cada vez que me hacías dudar

de cada vez que aun así sabía que te querría.

 

Aprendí,

aunque esto no me lo enseñaste tú

lo aprendí yo solita,

a que quien te grita

no te quiere

a que quien convierte el calor en frío

no siempre tiene hueco para los abrazos,

a que en una cabeza llena de miedos

le pilla muy lejos un corazón repleto de besos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s