Ángulos rectos

Me hipnotiza

la sacudida inherte de mi pie izquierdo

hacia la nada

siendo el cierre

del ángulo recto

que traza mi pierna

sumisa a tu pierna,

robusta

y el limbo de la cama

lecho de de fluidos y babas

donde aún hay huella de los dedos

que buscaron el centro de la tierra entre mis muslos.

Me hipnotiza

el ritmo desatinado

que intenta seguir mi pie

sin ser consciente de todo lo demás.

La consecuencia del terremoto

que causas cuando te empotras con fuerza contra mi mundo

dispuesto a recibirte.

Me encanta

que de entre nada de lo planeado

en esta siesta a las ocho de la tarde

del único día cálido del invierno

mi pie sea el que trace el compás

involuntario

del resultado

de tus besos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s