Invierno

Me encanta el invierno. Parece tan infinito bajo esa manta que cubre los centímetros de calor y que me separa del frío. Es suave como un canto de pájaro desde el nido. Me da igual que sea oscuro pronto, pues a la luz de mi flexo y la estensión de las palabras de mis libros […]

Tu voto:

La línea argumental

Todo me parecía obtuso y alejado de mi perspectiva. Una habitación cerrada con un aire viciado e irrenovable se me antojaba más placentero que una hora más allí en esa sala vacía de emociones y llena de gente. Todos paseaban como muertos, hablando unos con otro, dirigiéndose conversaciones carentes de sentido alguno. Triste. Triste era […]

Tu voto:

El hombre que paseaba bajo la lluvia

En octubre se dedicaba a pasear bajo la lluvia con o sin paraguas, preferiblemente sin él. No le importaba que las gafas se le mojasen, tampoco que el pelo se le hiciese una masa de hilos compactos, húmedos y lacios; solo quería sentir algo, aunque fuese humedad, aunque fuese el frío sobre sus prendas mojadas, […]

Tu voto:

El significado oculto de tus palabras

Leo y releo conversaciones sin querer aceptar que llegarán a nada, al menos no a nada más positivo de lo que ya tengo, y lo que ya tengo no tiene otro color sino negro. Imagino otras palabras, imagino otras sensaciones, imagino que vienes y me rescatas de mis monstruos, ¿sabes? A veces, aunque tenga esta […]

Tu voto:

Obsesión

Yo pensaba que iba a morir. Siempre lo había pensado. Veía la muerte tras cada esquina atormentando, escondida en un recodo oculto al acecho en cada acción que me disponía a hacer. Veía a la muerte detrás de un manjar, detrás de un subidón de adrenalina, detrás de un catarro mal curado, detrás de una […]

Tu voto:

el ángel

Su piel nacárea brillaba y relucía como si fuese un lago de finas aguas. Su gesto impasible alumbraba y enamoraba la habitación y todos los hombres dejaban escapar miradas furtivas hacia ella. Yo, por supuesto, no iba a ser menos. La amé sin conocerla ni saberla, cuando entró por aquella puerta envuelta en su paño […]

Tu voto:

Vida en sepia

Aquella casa estaba impecable de metro sesenta y cinco hacia abajo. Impoluta. La madera tenía un brillo que sólo podía conseguirse tras pasarse un paño impregnado de loción para muebles dos veces al día. Los retratos y objetos varios de decoración, obra de la recolección de suvenirs de distintos pueblos de España, se distribuían en […]

Tu voto: