Angulos rectos

Me hipnotiza

la sacudida inerte de mi pie izquierdo

hacia la nada

siendo el cierre Sigue leyendo

Anuncios

Hormigas

Del uno al cien somos insignificantes a nivel menos mil.

Somos una mota de polvo

ni un milímetro a ras del suelo en comparación con la inmensidad de todos los estratos de la atmósfera. Del universo. Sigue leyendo

mentir de profesión

Realmenre lo más bonito que esconde la poesía

(al igual que miles de historias)

son todas las mentiras disfrazadas de verdades.

Recuerdo mi primera poesía a nuestro último adiós

y todas las veces que me he dicho que no escribo pensando en nadie

que parece mentira que aún necesito despedirme girando la cabeza para ver si vienes corriendo a besarme como en cualquier película de domingo de resaca

y las verdades duelen cuando no tienen explicación.

Realmente lo bonito de la poesía es que nos creemos inventores de mundos

pero solo terminamos vistiendo de domingo la misma mierda de entre semana.

Y yo

como poeta

de profesión siento y miento

ME miento

por fuera y dentro

mucho

para poder seguir escribiendo

para poder seguir viviendo

pars poder seguir siendo

balance poético de 2017

Al final

en el resumen de las conversaciones de fin de año

me queda la idea de que todos somos diminutas hormiguitas

puntos negros que no convergen en una línea

nos perdemos,

(en eso no somos hormiguitas)

y pocas veces nos encontramos.

Hay quien le gusta vivir en ese caos de la confusión

y se deja llevar, me dejo llevar

porque creo que nada tiene sentido más allá de lo que te haga acostarte con una sonrisa y levantarte con ganas de follar.

Hay quien le gusta el orden y la objetividad

quien dirá que este año fue una puta mierda porque viví un atentado y un terremoto donde murieron cientos de personas en el mismo mes

quien recordará que he llorado en una comisaría al denunciar un acoso…

pero la objetividad está sobrevalorada,

y ahora mismo estoy sentada

en mi balcón de Barcelona abrazando a mis gatas que por fin pueden contar conmigo semana tras semana,

volviendo a escribir p o e s i a,

esperando al día 12 para ver a alguien que me mueve las tripas,

aceptando que soy una mujer de dramas pero sin pasarse,

a esperas de ganas de hacer una tarta de tres chocolates para mis amigas las superheroinas que hemos salvado mundos y hablamos de reglas,

feliz,

conociéndome.

Y eso,

es mucho más importante que una ecuación de balance de año.

Y por las mañanas

siempre oigo ronroneos.

26001316_10214220876931757_1020596967782595410_n