Acuarelas

Te morías de ganas por contarme los cuentos que me hacían besarte y yo de ganas de que me untases las orejas con melosas. Los sueños no siempre llegan tarde y yo te los bebía en la boca. No hace falta que me pintes los lunares ni que me borres mis recuerdos grises de la […]

Tu voto: